Natalia Trenchi

hermanito_hijo

Cómo decirle que viene un hermanito

“Las inquietudes se suceden, desde el entorno elegido para anunciarle la noticia hasta el momento más adecuado”

Con la llegada del segundo hijo a la familia, el hogar vuelve a llenarse de alegría. Pero el primogénito se ve invadido por una cantidad de sensaciones que le impiden actuar normalmente.

Las inquietudes se suceden, desde el entorno elegido para anunciarle la noticia hasta el momento más adecuado para que no sea tomada como una mala.

¿Cuándo debemos decirle a nuestros hijos que van a tener un hermano?
Más allá del tiempo, está bueno que el niño no esté sospechando o que por ahí se habla, sino que por ahí se habla. Tiene que sentir que en cuanto mamá y papá lo supieron fueron y se lo contaron. Seguramente eso no es tan así, porque ellos lo van a saber, lo van a guardar para ellos por un tiempo prudencial hasta estar bien seguros de viabilidad del embarzado y entonces sí, a la primera persona que se lo van a decir es a su chiquito o chiquita.

¿Cuál es la mejor manera de decírselo?
¡Con mucha alegría! Eso es algo que a veces parce medio ‘perogrullezco’, pero cuando uno tiene un primer hijo y viene otro en camino son muchas las emociones. Muchas veces, el segundo hijo no se encarga sólo com un hijo, se encarga un hermano para el primer hijo y a veces eso se siente con cierta cuota de culpa.

¿A veces los padres tienen miedo de decírselo por temor a la reacción del primer hijo?
Sí, dicen ‘pobrecito, lo que le estoy haciendo’, y es lo mejor que le puede pasar a cualquiera, tener un hermano. El niño puede reaccionar de muchas maneras, pero los padres no deben sentir que la llegada de este hermano es una mala noticia para él, todo lo contrario. Todas las personas que tienen hermanos saben que es lo mejor que les pudo haber pasado en la vida.

Durante el embarazo, uno de los peores temores de las madres es que el primer hijo se sienta desplazado por la presencia de la panza, que desvía la atención de la familia y de los amigos.

¿Cómo tenemos que manejarnos durante el embarazo?
El mensaje para el primogénito debe ser ‘aquí hay lugar para todos, hay amor para todos’. No es cuestión de recortar sino de sumar. Nuestra vida se va a enriquecer. Por cierto que el nacimiento de un niño en una familia siempre es una revolución. Muchas veces los padres se sienten mal porque el primogénito siente que le están quitando atención. Ël lo siente porque se da así, los padres están repartiendo su atención.

¿Qué no debemos hacer los padres cuando llega el hermanito a casa?
Empezar a tratar al más grande todo a la luz del hermanito menor. Por ejemplo, el más grande quire volver a usar chupete, a tomar en la mamadera, además está agresivo. Los padres piensan ‘pobrecito, es porque tuvo un hermanito’. Aquí hay una cosa que los padres deben tener bien presente. Una cosa es entender y eso está bárbaro, otra es permitir y son dos cosas distintas. El desafío va a ser enseñarle a expresar las emociones de una manera adecuada e impulsarlo al crecimiento, que ese niño descubra que está bárbaro ser bebé, pero que igualmente bueno es ser más grande y poder hacer otras cosas. Está bueno también ser el hermano mayor en una familia. Ser el más grande le da privilegios y le da otras alternativas que el más chiquito no tiene y que él tuvo cuando tenía la edad de su hermanito. Ahora tiene otra edad y cómo esa edad hay que tratarlo.

Compartilo en Facebook
Unicef Natalia Trenchi