Natalia Trenchi

NataliaTrenchi-Preguntas-01

¿Cómo le digo que va a tener un hermanito?

    Más allá del tiempo, lo importante es que no sospeche de lo que puede estar sucediendo, que no lo escuche a la pasada o vea que están secreteando de algo, está bueno que el niño sienta que en cuanto mamá y papá se enteraron se lo dijeron enseguida. Que en realidad no pasa […]

 

 

Más allá del tiempo, lo importante es que no sospeche de lo que puede estar sucediendo, que no lo escuche a la pasada o vea que están secreteando de algo, está bueno que el niño sienta que en cuanto mamá y papá se enteraron se lo dijeron enseguida.

Que en realidad no pasa eso, porque seguramente los adultos lo van a saber, lo van a mantener en un secreto de la pareja un tiempo razonable hasta asegurarse de la viabilidad de ese embarazo y entonces sí, a la primera persona que le van a decir es al hijo.

 

¿Cuál es la mejor manera de darles la noticia?

Con mucha alegría, y eso es algo que muchas veces parece ser como de circo como algo armado, pero cuando se tiene un primer hijo y viene otro en camino son muchas las emociones, y a veces el segundo hijo uno no lo encarga o no lo busca sólo como otro niño sino que está encargando o buscando un hermano para el primero y a veces eso se siente con cierta cuota de culpa.

 

Sí, se da como esa sensación de que se le está haciendo algo al niño, ¿verdad?

Sí, mucha gente piensa “Pobrecito lo que le estoy haciendo” cuando en realidad el tener hermanos es lo mejor que le puede pasar aunque en un primer momento no quiera.

 

¿Cómo deben manejarse los padres durante el embarazo?

El mensaje para el primogénito debe ser que hay lugar y amor para todos, y que un hermano no va a recortar elementos de la familia sino que va a sumar y la vida se va a enriquecer. También es algo certero que el nacimiento de un niño siempre revoluciona la familia, y a veces se dice que el niño, el primogénito, siente que se está quedando sin tiempo, y lo siente porque es así, en esa redistribución que se da naturalmente el niño va a sentir los cambios hasta reencontrar su lugar.

 

¿Qué cosas no se deben hacer cuando llega el bebé a la casa?

Empezar a justificar al más grande a la luz del hermanito que llegó, por ejemplo si el más grande quiere chupete, quiere usar pañales nuevamente,  está agresivo, los adultos suelen pensar “pobrecito, es que tuvo un hermanito” y esto es algo que los padres siempre deben tener presente, una cosa es entender al hijo mayor que está muy bien otra cosa es permitirle todo; son cosas muy distintas.

El desafío de los padres va a ser enseñar a expresar las emociones de manera adecuada e impulsarlo al crecimiento que descubra que está bárbaro ser bebé pero que ser más grande es igual de divertido y el ser el hermano mayor también está bueno, tiene ciertos privilegios y le permite tener otras alternativas que el más chico no tiene, sino que las que tiene son las mismas que él tuvo cuando tenía esa edad y ahora se le presentan otras.

Compartilo en Facebook
Unicef Natalia Trenchi