Natalia Trenchi

notatrabajan

La culpa por irse a trabajar

“Cuando uno se decide a tener familia tiene que saber que durante unos cuantos años la prioridad es la crianza de los hijos, que eso pasa a ser lo más importante de tu vida, más que la carrera y el trabajo”

¿Es frecuente que las madres consulten por sentir culpa al momento de irse a trabajar?

Sí, es realmente frecuente que las mujeres todavía nos sintamos culpables cuando salimos a trabajar fuera de casa, yo aspiraría a que eso se fuera diluyendo porque me parece que tiene que ver más con un antiguo mandato cultural, aquello de que la mujer tenia que quedarse en casa para hacerse cargo de todo lo que refiere a la crianza de los hijos, que a la luz de lo que tiene que ver con nuestra cultura al día de hoy no debería existir mas culpa en la mujer que en el hombre; porque por suerte, mamás y papás somos seres humanos diferentes salimos a trabajar, tenemos profesiones, realizaciones y vida además del rol que se cumple como madre y padre; por lo que no debería existir culpa si uno hace las cosas bien.

 

¿Qué significa hacer las cosas bien?

Cuando uno se decide a tener familia tiene que saber que durante unos cuantos años la prioridad es la crianza de los hijos, que eso pasa a ser lo más importante de tu vida, más que la carrera, el trabajo, que tu realización, no es que no se puedan combinar, pero el primer lugar tiene que ser para los hijos.

A veces veo que hay como una cuestión de tiempos y es que los papás y las mamás tienen hijos chicos justo cuando están ganando terreno en sus carreras y se ven muy exigidos lo que lo hace mas complicado, hay que lograr el equilibrio, darle el tiempo justo a los niños y al trabajo.

 

En ese sentido, ¿cómo sabemos cuando estamos haciendo lo correcto?

Una de las claves tiene que ser que cuando se está trabajado, se está solo en eso, pero cuando se vuelve a la casa, realmente estar allí; la peor de las situaciones es llegar al hogar y estar con la computadora, con el celular, o con la cabeza en otra cosa. Es mejor llegar un poco mas tarde pero potenciar la calidad del tiempo con la familia, estar disponible emocionalmente para los niños, que no significa ponernos a jugar todo el tiempo, pero si que ellos sientan que tienen nuestra atención en ese momento, para conversar, o bañarlos, cocinar algo con ellos, etcétera.

 

Muchas veces los niños hacen berrinches, como queriendo llamar la atención, cuando nos vamos o volvemos de trabajar, ¿cómo hacemos para explicarles la importancia del trabajo?

A veces las mamás cuando explicamos que nos vamos ponemos el acento en las cosas que ellos van a poder tener o hacer gracias al trabajo, se dice algo como “bueno, vos después vas a querer que yo tenga plata para llevarte a tal lado o comprarte tal cosa”, como que se le da a entender al niño que se trabaja solo por el dinero y no es un buen mensaje, también hay que explicarles que se trabaja porque cada uno tiene objetivos, proyectos, porque le gusta, y porque a demás de ser mamá es una persona que tiene que desarrollarse en otras esferas, que quizá cuando el niño es chico no lo entiende pero lo va a entender en el futuro. También es importante irse de la casa con alegría cuando se va a trabajar y no trasmitiendo esa culpa por dejarlos.

Por otro lado, también hay mujeres que deciden quedarse en la casa y disfrutan atendiendo el hogar, eso tampoco está mal, lo importante es que sea una elección personal, no por obligación.

Compartilo en Facebook
Unicef Natalia Trenchi