Natalia Trenchi

Mama-e-hija

Prevenir el abuso

“El peligro es real y es por ello que como padres debemos enseñarle a los niños a prevenir posibles situaciones de peligro”

¿Cómo hacer para prevenir a nuestros hijos respecto del abuso sexual?

Como padres hay muchas maneras de ayudar a los hijos a estar atentos ante posibles abusos sexuales. Lamentablemente, en nuestra sociedad los casos son más frecuentes de lo que se piensa. Es un mal social que se da en todas las clases socioeconómicas y culturales y que en gran parte de los casos nunca se denuncia, ya sea por temor, vergüenza o por descreimiento de los mayores. Algo que es muy importante destacar es que un alto porcentaje de los casos de abusos sexuales son perpetrados por personas allegadas al niño o dentro del círculo familiar, no por desconocidos. El facto confianza, tanto del niño como de la familia sobre el abusador es clave para que el abuso se realice. El peligro es real y es por ello que como padres debemos enseñarle a los niños a prevenir posibles situaciones de peligro, hay que educarlos para entender que existen actitudes o libertades que otras personas se pueden tomar con ellos que están bien y otras que no lo están.

Específicamente, ¿qué podemos hacer como padres?

Enseñarles a los niños a utilizar el vocabulario apropiado para mencionar cada parte de su cuerpo puede resultar de ayuda para que, aunque sean pequeñitos, frente a una situación confusa, puedan expresarse con las palabras adecuadas. Que puedan decir por ejemplo “me tocaron el pene” o “me tocaron la vagina”. También, como padres, es importante inculcarles que hay acciones que son normales y otras que no. Si a un niño ya crecido los padres, por ejemplo, le limpian la cola, este va a considerar que eso está bien. A veces los padres tienden a hacer cosas por sus hijos que cuando son pequeños está bien, pero que cuando empiezan a crecer tienen que hacer por sí solos y entender que ya no es adecuado que papá o mamá los ayuden. Desde que el niño tiene la motricidad necesaria para realizar acciones de por ejemplo, higiene personal, hay que dejar que las lleve a cabo solo. Quizá no sea perfecto, pero con la práctica irá mejorando. Los niños deben entender que hay zonas del cuerpo que son de estricto manejo personal, hablar acerca de el pudor, que entiendan que nadie debe tocar ciertas partes de su anatomía consideradas íntimas, y que tampoco ellos deben tocar las de los demás. Está asentado que el 90% de los casos de abuso sexual se dan cuando hay un encuentro uno a uno, es decir a solas, del abusador con el niño. Por tanto, como padres, otro recaudo que podemos tomar, es minimizar situaciones de este tipo. Buscar que siempre haya más niños o adultos. Es verdad, no siempre se puede lograr esto. El abuso sexual es un hecho repudiable y antinatural, un concepto que los menores deben incorporar, y es facultad de sus mayores el transmitírselo. Lamentablemente hay muchos niños que crecen considerando que el abuso sexual es algo normal, que a todos les pasa. Sobre todo es importante que los padres hablen con sus hijos sobre el abuso sexual, que no sea un tema tabú ni mucho menos. Recordemos que cuando hablamos de abuso sexual no hablamos solo de la violación con penetración. Abuso sexual es también, por ejemplo, exponer a los niños a que presencien actividades de contenido sexual.

Compartilo en Facebook
Unicef Natalia Trenchi