Natalia Trenchi

maestra-clase-argentina

Regalos para la maestra

“Nunca será suficiente todo lo que deberíamos agradecer y estimular a las maestras de alma, responsables y entusiastas”

Publicado por MujerMujer

 

 

La costumbre indica que se le hacen regalos a las maestras a fin de año. No está mal. Está bueno agradecer todo un año de dedicado trabajo para enseñar a los chiquilines. Pero tampoco estaría mal hacerles otro regalo al empezar las clases. Algo así como un regalo de esperanza, optimismo y aliento por los meses que se vienen.

Les paso algunas ideas:

– Fibra óptica humana (la que va de persona a persona) para poder conectar rápido y bien con cada uno de los ¡todos diferentes! niños a los que deberá enseñar
– WiFi humano para no perder nunca comunicación honesta y sincera con los padres (estos también tendrán su WiFi para estar en contacto con ella)

Ojos que tiendan siempre a mirar a los niños a los ojos para poder conectarse y que además logren siempre ver más allá de lo que se ve a simple vista

– Orejas inteligentes que perciban no sólo todo lo que se dice sino también lo que se quiere decir y no se encuentra la manera, el momento o el coraje
– Una lupa mágica que agrande los avances y lo que se hace bien y que transforme los errores en oportunidades para aprender
– Un detector de esfuerzo para no deslumbrarse sólo con los resultados de los que tienen facilidad para que todo les salga bien, y así poder celebrar todo lo que sea hecho con esfuerzo (a los niños les va a servir más en el futuro haber desarrollado la capacidad de esforzarse que aquellos sotes fáciles por escribir sin faltas)

Un muy buen paraguas para que la proteja de las tormentas y granizos que encontrará en su recorrido

– Un simpático pero eficiente amansalocos que se pueda llevar en el bolsillo y que permita ser estrujado cada vez que esté con ganas de ahorcar a alguien
– Un buen largavistas, para poder mirar hacia adelante y proyectar qué es lo que será verdaderamente importante para la vida real de sus alumnos
– Unos brazos firmes y tibios para sostener, confortar y unir cada vez que sea necesario
– Piernas seguras y rápidas para correr hacia todo el que la necesite para resolver un conflicto

Un pequeño gurú interior que le permita tener paciencia aunque esté cansada, le duela la cabeza o tenga problemas en casa

– Un detector de sufrimiento silencioso para poder acercarse a todo aquel que la pasa muy mal sin hacer ruido
– Una agenda hechizada que le permita además de trabajar, tener tiempo para descansar, hacer cosas que le gustan, estar con quienes quiere estar
– Un monedero repleto de placeres que no cuestan plata, pleno de la capacidad de disfrutar cada momento o pequeño detalle
– Baterías de energía infinita para crear, persistir, estimular, contagiar entusiasmo, seducir, encantar, reclutar para la cultura y para el placer de saber

Barriles inacabables de buen humor para poder usar en momentos difíciles, alivianar tensiones, divertir sanamente, pasarla mejor

– Una laringe que emita una voz clara y firme, dulce y segura y que venga con sensores que impidan que se eleve el volumen de la voz más allá de lo deseado
– Un software cerebral que disfruta de las diferencias, que se maravilla de lo irrepetible que son cada uno de sus alumnos y que permite aceptar a todos en su diversidad
– Un lindo chaleco antifrustración, para mantenerla protegida y evitar que la frustración la dañe o debilite
– Muchos sobrecitos de té de hierbas deliciosas y mágicas que le ofrezca unos minutos de disfrute durante el recreo para recargar la energía con el bienestar de ese momento
– Un contrato firmado por los padres frente a escribano y sobre la biblia que asegura que nunca la van a criticar delante de los niños, que ayudarán en todo lo que sea necesario y que responderán a los llamados
– Una careta imaginaria con una cara sonriente y sincera para ponerle en la imaginación a todos lo que la miren feo…

¿Seguiré agregando o será suficiente? Podemos abrir una lista de sugerencias si les parece. De todos modos, nunca será suficiente todo lo que deberíamos agradecer y estimular a las maestras de alma, responsables y entusiastas. ¡Vamos arriba! Ustedes no son las responsables ni de todos los males ni de todas las soluciones, pero son muy importantes en la vida de los niños. Les deseo lo mejor.

Compartilo en Facebook
Unicef Natalia Trenchi